Turismofobia

Turismofobia

La historia de la izquierda contra el turismo es tan vieja como la propia historia de la izquierda. Ya desde 1917 se dedicaron a impedir el turismo en Rusia. Y años más tarde lo hicieron imposible en Rusia con la creación de la URSS. Un Estado de asesinos y bandidos para un país en donde nadie podía hacer turismo ni viajar, si no era con permiso del partido. Les gustó tanto la idea que invadieron Europa del Este y extendieron sus políticas antituristas y turismófobas, por un turismo sostenible. Había empezado otro modelo de turismo. En Bilbao y alrededores la izquierda también prohibió el turismo. A base de bombas. Pero también tienen otro modelo de turismo para los habitantes de Corea del Norte y de Cuba. Es distinto al que practican los socialistas venezolanos. Como no han podido llegar a la fase final de socialismo real, el turismo lo impiden por medios hiperinflacionarios. Al turista extranjero le resulta carísimo ir a Venezuela y a los venezolanos les resulta imposible el turismo en el extranjero.

Pero la campaña actual antituristas y antiturismo de los turismófobos y turistáfobos, la han iniciado en Cataluña. Y es que los turistas son racistas y no quieren ni hablar catalán ni están dispuestos a que se les hable en catalán. Vaya, quién lo iba a decir. ¿No era a eso a lo que van a Cataluña? A los izquierdistas de Cataluña se les ha pasado por alto la propagación de un mantra para la campaña: Els turistes ens roban. Así todo habría tenido más sentido histórico y más legitimidad.

De lo que se llama turismo, se podría dividir en dos partes: el viajar y la industria. Han atacado a los dos. Han acosado y asustado a los turistas, haciéndolos sentir miedo e inseguridad. Han hablado sin permiso en nombre de la gente para decirles que aquí no son bienvenidos. Han intentado socavar la economía española. Y han atacado a nuestros clientes. Intentado quitar de la mesa el plato de lentejas de nuestros hijos. Hasta que se dieron cuenta de que la cagaron: el 84% de España estaba en contra del terrorismo turismófobo. Y entonces se echaron atrás. No sabían qué hacer ni dónde meterse. La habían cagado.

Y entonces ocurrió lo previsible. El resto de la izquierda también la quería cagar por todo lo grande. Cerraron filas en torno a los terroristas. La execrable y vergonzosa aparición de tertulianos marxistas en televisiones y en radios, intentando quietar hierro al asunto. Desviando el tema, hablando de que sí había un debate, hablando de otros modelos de turismo, trataron de limpiar la imagen y salvar al soldado socialismo. El cual, una vez más, había hecho el más espantoso de los ridículos. Y es que los izquierdistas no saben medir las consecuencias de sus actos. Se piensan que están lejos del alcance de la realidad. No saben sumar. Se han echado encima de la primera industria nacional y de la fuente de ingresos de una parte considerable de los españoles.

Y no sólo aparecieron los tertulianos. Aparecieron los miembros de partidos izquierdistas intentando cerrar filas. Tal y como habían empezado haciendo los tertulianos. Y empezaron con la retahíla de estupideces. Hablando de los Segways, de turismo masivo, de otro modelo de turismo. Son tan inteligentes que no se dan cuenta de que si el PP les había sacado en la televisión será por algo. Pero los izquierdistas son así. En vez de tratar de esconder la cabeza como los avestruces y como Colau, se vienen arriba. Empezaron a aparecer las organizaciones del frente comunista autodenominadas asociaciones de vecinos. No sólo eso. Cualquier problema social causado o no por los izquierdistas, se acababa convirtiendo en oportunidad y obligación para hablar del inventado problema del turismo.

Y claro, al final, rápidamente, todo acababa convirtiéndose en un problema sociopolítico. El problema es el capitalismo y la propiedad privada. Porque si está claro que algo va a acabar siendo un problema, es la propiedad privada y la libertad.

1. El País.cat, molesto porque los turistas “están poco predispuestos a que les hablen en catalán”

2. La lógica aplastante de la turismofobia de la CUP
3. Antonio Maestre y el cuento de la turistificación
4. El grupo de la CUP que lidera Anna Gabriel se suma a la violencia contra el turismo
5. Los batasunos se suman a la CUP y su campaña para amedrentar turistas
6. La ‘turismofobia’ borroka de Arran llega a Peñíscola
7. Los turoperadores alemanes se quejan de «turismofobia» en España
8. ¿Turismofobia? La baja calidad amenaza la ‘gallina de los huevos de oro’ en Andalucía
9. Stop «turismofobia»: El 84% de los españoles apoya el sector

10. Arran defiende sus acciones: “No estamos en contra de los turistas”
11. Las barbaridades que proponen los cachorros de la CUP: expropiar las empresas y activos turísticos
12. Los ‘cachorros’ de la CUP responderán con violencia si no hay referéndum ilegal
13. El manual okupa de Arran enseña a forzar puertas, reventar cerraduras y pinchar la luz

14. Academic Says Saving the Planet May Require the End of Property Rights

15. Las asociaciones de vecinos de Barcelona ahora denuncian con fotos a los turistas incívicos
16. Atacan la sede de la Agencia Vasca de Turismo en Bilbao

17. Podemos se desmarca de la condena unánime contra la turismofobia
Desde Podemos, Sofía Castañón evitó condenar los ataques y se limitó a decir que “nuestras ciudades no son los parques temáticos de Europa ” ¿Ha construido el gobierno alguna ciudad en España que sea a la vez un parque temático? ¿O dónde cojones viven estos de Podemos?
18. El PSOE y Podemos acuerdan en Castilla-La Mancha sobresueldos a los altos cargos

19. ‘Turismofobia’, la excusa de los políticos para restringir los pisos turísticos
20. Los hoteleros piden mano dura en la regulación de los pisos turísticos

Los izquierdistas son los tontos con iniciativa y los tontos útiles. Las dos cosas a la vez.