Reproducción asistida. Libertad de reproducción, anonimato y copaternidad.

Reproducción asistida. Libertad de reproducción, anonimato y copaternidad.

Sanidad actuará contra los chats que ofrecen esperma sin control sanitario

Qué gobierno de un país es este que ni siquiera conoce la legislación. (España es víctima de la peste legislativa. Ni como para conocerlas, acabarías como Don Quijote)
Y esta es otra pequeña trampa lingüística del Gobierno, como con la gestación subrogada, también conocida como gestación por sustitución. Esta es otra trampa lingüística del gobierno. Se puede vender o regalar todo lo que sea propiedad de uno. Esto ni siquiera pasaba en la Unión Soviética. Pero por otro motivo distinto. Porque la Unión Soviética todo era propiedad del Estado, todo era propiedad del partido. Quizás el PP se quiere parecer a la Unión Soviética. Se puede regalar saliva, se puede regalar orina, se puede regalar sangre, se pueden regalar lágrimas, se puede regalar caca. Todo lo que sale del cuerpo se puede regalar. El gobierno ni puede ni lo podrá impedir.

En el artículo se comenta que existen varios sitios webs que ofrecen a las mujeres la posibilidad de encontrar un donante de semen a coste cero. Como cuestión previa es muy interesante porque en esas páginas, al menos en la de tu co-padre.net, no se ofrecen mujeres gratuitamente para que un hombre pueda tener un niño con sus óvulos. Qué casualidad. Qué casualidad. Ni como gestante n como donante. Qué casualidad. Qué casualidad.

En el artículo dice que a diferencia de las clínicas de reproducción asistida, “en donde los donantes son anónimos y se someten a un estricto control sanitario en estos foros en contacto con el donante es personal por lo que se vulneran anonimato y la comercialidad que establece la actual Ley de Reproducción Asistida”. Regalar semen no es reproducción asistida, es regalar semen. Qué parte de eso no entienden. Una mujer y un hombre no son una clínica de reproducción asistida. Una mujer, óvulos, y un hombre, semen, son dos personas queriendo tener un hijo. Flaco favor está haciendo el gobierno con estas ridículas intenciones a las clínicas de reproducción asistida. Porque ellas van a ser las que van a salir peor paradas de todo esto. Qué hostias tendrá que ver el anonimato con la salud de los donantes. Qué tendrá que ver el anonimato con la genética. Qué tendrá que ver un estricto control sanitario con las garantías de que no se tengan enfermedades genéticas. Eso ni siquiera pasa en las clínicas de reproducción asistida. Que se deje el gobierno de pseudociencia.

Otras veces, dice, que las mujeres se lo inyectan por la vagina con una jeringuilla. Otras veces en la vida real se lo inyectan con un producto biológico, de primera calidad. Lo que vulnera el anonimato, la propiedad privada y todo es el robo de semen que ha habido históricamente. Lo que vulnera el anonimato y la propiedad privada del semen es el secuestro del semen. Lo que vulnera es atribuirle a un padre la paternidad del hijo si no se le ha demostrado genéticamente.

Luego sacan la opinión de una marxista social que dice que está en contra del negocio de las clínicas. Estar en contra del negocio de las clínicas es estar en contra de la libertad de comercio. Y claro, pobrecitas ellas que para tener un hijo solo tienen que …. Un hombre lo tiene mucho más difícil, ¿dónde encuentra una gestante subrogada gratuita? ¿Dónde está esa exuberancia de generosidad de las mujeres para que los hombres puedan tener niños, hijos, gratis?. ¿Dónde está la empatía, dónde está la emoción? Las clínicas no se aprovechan del deseo de ser madre de nadie sino que ayudan a cumplirlo. Su deseo de ser madre lo puede conseguir abriéndose de piernas. Es así de fácil. Pidiéndoselo a alguien.

A la mierda las marxistas sociales.

Lo que ocurre con todo esto es la creencia de que se tiene derecho al todo gratis. Bien no hay más que echar un vistazo a co-padres.net para ver qué tipo de personal hay por ahí. Por un lado muchos hombres que no han valorado los riesgos de la legislación feminista y se arriesgan a tener un hijo con alguna descerebrada. Por otro lado tenemos a unas pocas mujeres que ponen fotos. Lo de siempre. Sólo unas pocas son las que se atreven y los que quieren de verdad. Las otras por arte de magia quieren que alguien sin verlas a ellas porque ellas son especiales, den gratuitamente su semen. Su semen ya lo dan gratuitamente los hombres en las clínicas. Les pagan sólo 50 €. Con eso no tienen ni para el tiempo que pierden ni para el transporte. Y de ahí no se tiene en cuenta tampoco el cociente intelectual que pretenden que les salga gratis. Sí, porque ellas lo valen. Algunas de estas mujeres ya han llegado a los 40 y en buen momento se ponen a buscar algo gratis. Por supuesto: tíos atractivos, listos, que sean “tontos”, que las hagan reír y que tengan un buen coche. Lo de siempre. Algunas de ellas dicen que ya lo han intentado varias veces en una clínica con inseminación artificial. Han podido tener a cualquiera de los que buscan. Han tenido muchos años para tenerlo. Pero el problema es cuando una se vuelve muy exigente. Y no porque se lo diga una web de contactos que se anuncie en televisión. Se vuelve muy exigentes para que así sea más fácil que un hombre se fije en ellas y porque mientras más belleza pierden, saben que tienen más posibilidades de conseguir lo que está fuera del alcance de sus manos. Muy exigentes, demasiado exigente, no hay semen.

Otras mujeres que no son marxistas sociales, quieren simplemente lo que muchos hombres y muchas mujeres cuando van a una clínica: conocer al donante. Si el donante quiere que sea conocido, claro. Pero el gobierno agrede a la gente, maltrata a la gente, impidiendo que puedan ni siquiera ver sus fotos. No como en países avanzados, que se suele decir, como Estados Unidos, donde incluso se puede llegar a tener una conversación con la donante.

Las clínicas hacen su labor pero las clínicas no son Jesucristo. Las clínicas no hacen milagros. Ni lo hacen las clínicas ni lo hace la inseminación artificial casera. ¿O es que la inseminación artificial casera tiene mejores estadísticas que la clínica? No, por supuesto que no. Lo único que a la mujer la cosa le sale gratis. Claro, claro, como no tiene dinero, estará todo en Ibiza. O estará todo en Bragadonia. ¿Cómo así no se prestaban a que un hombre pudiera tener un hijo de ellas? No se prestan. Pero quieren tener un hijo de los hombres gratis. Vaya nivel. Y ahora son víctimas porque las clínicas trabajan de lo suyo. Son víctimas porque un hombre no les regala su semen. Son víctimas porque quizás a los 40 años no hayan sido capaces de ahorrar 7.000 putos euros para que la inseminación artificial venza a la estadística. Ser madre sin pareja masculina cuesta entre 1.000 y 8.500 euros www.elmundo.es/elmundosalud/2013/08/12/noticias/1376319584.html Parece ser que las mujeres piden lo que no dan. Qué casualidad que entre ellas no haya antiguas donantes de óvulos, qué casualidad.

Las estadísticas de inseminación artificial son de un 15% cuando el semen de la pareja y un 30% aproximadamente cuando el semen de donante. Y esto es entre otras cosas porque cuando la gente se va a hacer inseminación artificial a la clínica es porque ya tienen los dos cerca de 40 años. La fuerza de los dos es mucho menor. La fuerza de los dos y de sus células pequeñas. Curioso, es muy curioso ver a marxistas sociales, sobre todo a parejas de marxistas sociales pidiendo semen a los hombres gratuitamente cuando lo podría encontrar fácilmente poniendo una nota en sus locales de organizaciones marxistas culturales. Seguramente ocurrirá que ni entre ellos son capaces de regalarse nada. Y a ver quién es el descerebrado y el temerario que se lo regala.
New York’s craziest custody case: Four parents, one child
Gay father of boy, seven, raised by lesbian couple must pay £20,000 to cover THEIR legal costs as they battle him over contact with the son
Un hombre se enfrenta a una demanda de paternidad tras donar su semen a una pareja de lesbianas

Sería normal entender una mujer que por circunstancias de la vida no ha podido encontrar a alguien acceda a la inseminación artificial, acceda a un donante. Pero no es el caso de las marxistas sociales, que odian a los hombres y ni siquiera se quiere acostar con uno. Entonces, ¿cómo es que se quejan de que no tienen lo que rechazan? Para ser marxista no vale con querer serlo. Hay que ser idiota profunda.

Es rotundamente mentira que sea una práctica ilegal. Lo mismo que la gestación subrogada. Sería ilegal si lo hicieran las clínicas. Porque ni el gobierno, ni el Estado tienen ningún derecho ni protegido por la Constitución, ni protegido por Dios, ni protegido por la ley natural, de decir a los demás qué es lo que tienen que hacer con su cuerpo.

Si ni el gobierno ni las clínicas reaccionan, lo que acabará pasando será que las clínicas acaben quedando obsoletas. No sólo la donación de esperma sino, si existieran los medios técnicos, incluso la donación de óvulos podría ser casera. La gestación subrogada podrá ser casera. Y esto por varios motivos: primero porque la gente tiene derecho a hacer con su cuerpo lo que le dé la gana y no lo que quiera el gobierno. A pesar de que el Gobierno considera que sea pecado. Y el otro motivo es porque el que la gente quiere conocer al donante. Quiere hablar. Quiere saber quién va a ser el padre de su hijo. Ni siquiera es suficiente con ver las fotos. La gente quiere saber y conocer porque no quiere tener un hijo idiota. ¡Quién quiere tener un hijo de un marxista de mierda! Nadie. Nadie quiere tener un hijo retrasado.

Hay otro aspecto del sitio web que el artículo no menciona. Y es la copaternidad. Sí, paternidad. Coparentalidad no es castellano. No existe. Pariente quiere decir familiar. No quiere decir padre. ¿Se entiende así? La copaternidad surge como una resistencia social al socialismo. Hay muchas mujeres en esta página de internet, pocas con fotos. Pero resulta que se ve que algunas de las pocas que tienen fotos llevan ya algún tiempo. Y todavía siguen ahí. Eso es que no habrán conseguido un padre. No les tiene que resultar extraño. Los hombres tienen mucha inseguridad jurídica al respecto. No es que tengan inseguridad jurídica, es que no tienen ninguna garantía de la ley porque la ley ha sido violada por el Gobierno. Entrar en una copaternidad es como entrar en una pareja o en un matrimonio. Entras con tus propiedades y sales robado. Entonces, es normal que los hombres no se apunten a una página de estas porque pueden salir muy mal parados.

Los dueños de esta página han tenido, desde luego, muy buenas intenciones. Pero a los hombres, no les puede salir bien si no les puede salir bien. Y además de eso que tengan que pagar. En esta página un mes cuesta 25 €. 25 € para que ellas elijan. Ja, ja, ja, ja. Esto a los hombres no les beneficia nada. Este sistema, el sistema de las páginas de contactos. Si quieren decir no, no, no, no, no y no. Este no, éste no, éste tampoco está a mi grandiosa altura, que se vistan con ropa sugerente o bonita, que se arreglen, que se duchen y que salgan a la calle. Si quieres peces te mojas el culo. No vale estar en pijama sentada enfrente del ordenador recibiendo peticiones y mirar mientras se piensa no, no, no, no y no. ¿Ahora entiendes porque no hay hombres, porque los hombres inteligentes no están en esos sitios de contactos? Pues mira. Baja el listón porque si no lo único que te va a quedar es la inseminación artificial con embarazo no garantizado, por tu edad.

También se preguntan muchos hombres por qué suele ir acompañado el asunto de las clínicas son caras con quiero un padre. La verdad es que muchas veces las coincidencias no son simplemente coincidencias. Y se preguntan que por qué iban a meterse en ningún lío. Una mujer desde luego que nunca, nunca, nunca, nunca lo haría. (¿habíéis visto alguna que lo haga?) Si lo que quieren es alguien que saque a pasear a la niña, que se lo pidan a sus abuelos o a sus padres. Después de haber pasado por la clínica de reproducción asistida. Aunque la situación fuera de copaternidad en un mundo donde el Estado no es criminal, donde el gobierno no se cree propietario de la gente, si la que pretende un padre es una izquierdista siempre habrá problema de convivencia y entendimiento en la relación. Y aunque no lo fuera, ¿en qué beneficia al hombre? La situación en todo esto es fácilmente solucionable. Uno de los dos puede ser el total y único padre del niño. El único que pueda ejercer la patria potestad. Y da igual si se ha pagado una compensación por la prestación, aunque sea la gestante la propia propietaria de los óvulos, o da igual si se ha pagado por el alto cociente intelectual del padre. Una cantidad decente o una cantidad realmente astronómica. El padre y único responsable a todos los efectos debería de ser uno de los dos y así sabe que no va a haber problemas. El otro le puede llevar a pasear, le puede tener en su casa de vez en cuando o con regularidad. Puede estar y jugar con el niño pero siempre como si su presencia y ayuda fueran tomadas por lo que son: un auténtico y genuino regalo. Y de ahí nunca va haber problemas. Pero si el Estado se mete por medio es cuando empiezan los problemas.

Cuando aparece el gobierno es cuando puedes salir corriendo como si hubieras visto al mismo diablo.