Privatizar las bibliotecas (2)

Privatizar las bibliotecas (2)

Algunas cuestiones relativas a Privatizar las bibliotecas y otras nuevas.

1. Donde se habla de “También podría existir la posibilidad de que una empresa ponga distintas máquinas dispensadoras distribuidas por una ciudad”, se entiende que éstas podrían ser incluso editoriales o librerías. Y donde se habla de que “La gente solicita un libro recién publicado y paga por adelantado el alquiler del libro. Cuando haya suficiente gente que lo solicita, el negocio lo compra.”, si no se llega al mínimo, se devuelve el dinero adelantado.
2. En las máquinas expendedoras o en los negocios, los escritores podrían dejar sus propios libros editados por ellos mismos o por una editorial. Si llegaran a ese novedoso acuerdo. Les serviría para darse a conocer.
3. Podría existir, como consecuencia de lo anterior, una forma en la que conocer la opinión de los lectores sobre esos libros. Incluso podrían ser unos lectores determinados a los que podríamos llamar los supervisores o los aconsejadores. Su función sería la de leer esos libros y dar una opinión y calificación. Esa opinión podría servir de referencia al resto de los clientes, puestos que ellos serían unos clientes más y no parte de ninguna empresa. Como quien pide recomendación a un amigo que se sabe que tiene una opinión similar a la nuestra por haberlo comprobado las veces necesarias.
4. En general, la opinión y calificación podría estar en una red social o el típico sitio de videos o audios. Se podría disponer de la opinión resumida, la opinión con una breve descripción sobre de qué trata el libro o de una opinión detallada. Para después de haber leído el libro se podría disponer de esa opinión detallada con una crítica ampliada.
5. Los opinadores tendrían que recibir sus libros en formato audiolibro.
6. Una vez que los lectores tengan sus opinadores favoritos podrían recibir por cualquier medio (correo electrónico, por la plataforma de préstamos en el teléfono o en el ordenador, etc.)
7. También podrían buscar opinadores para libros que no hayan sido leídos por los que él conoce o tienen como favoritos.
8. Podría servir para que se ofrezcan y encontrar traductores para libros. Y también para gente que se ofrezca a pasarlos a audiolibro gratuitamente o cobrando dinero. Bueno, quizás haya quien esté interesado pasar a audio o traducir un solo libro como medio de promoción personal.
9. Y claro, como no. En la opción de que la gente pueda regalar sus libros a las bibliotecas, sería interesante saber algo que interesa mucho saber hoy en día. La diferencia por sexos en cuestión de altruismo. A ver quién da más libros y el dinero que han costado. Por sexos. Pero, claro, cuidado: teniendo en cuenta los lectores reales de libros por sexos. Cuántos hombres leen y cuántas mujeres leen. Cuántos libros compra cada hombre y cada mujer. Y cada sexo.

1. Are Privatized Public Libraries So Bad?
2. Cataloging Changes: Privatizing the Vineland Public Library
3. Escondido library to be run by Maryland company
4. Hancock County looks to public libraries to save money
5. Library Systems & Services

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *